Bienvenidos a Kokoro no CLAMP un blog dedicado exclusivamente a CLAMP aquí podrás encontrar; artbooks, scandalation de los mangas en publicación, noticias, traducciones de canciones, entre muchas cosas más. Somos un blog en constante construcción, si hay algo que no hemos publicado puedes dejarnos un comentario por facebook, respondemos más rápido por allá, además puedes enterarte de las novedades y de más cosillas.




Déjanos un comentario para saber que te gusta o que esperas ver más adelante en el blog pero sobre todo disfruta del material que tenemos para ti.

30 de agosto de 2017

[TRADUCCIÓN] xH- ANOTHERHOLiC - Capítulo 3 AFTERHOLiC - Parte 3.

Reacciones: 

ANOTHERHOLiC
LANDOLT-RING AEROSOL


CAPÍTULO 3 "AFTERHOLiC"



Las clases habían terminado sin problema alguno, Kimihiro Watanuki salió de la escuela privada Cross y se dirigió al distrito comercial. Tenía en mente preparar Nabe para la cena y tenía que comprar algunos ingredientes que le harían falta, su jefa no fue específica sobre los ingredientes que debía llevar el platillo así que Watanuki optó por carne de pato. Y cuando caminaba compró un poco de hojicha. Sabía que estaba la tienda ofrecía té de calidad.

Al terminar el día, muchos estudiantes comenzaban a llegar y tomar asiento, aunque algunos otros asientos permanecían vacíos como el de Himawari Kunogi que seguía vació. Cerca del 80% de la motivación que tenía Watanuki para asistir a clases, era el poder ver el rostro amable de Himawari-chan pero ella no estaba.


Debería estar ahí
“Pero…”
Había algo diferente.
No veía espíritus.
Ninguno.
Nada.
No importa que tan lejos mirará no había ninguno.
Era la primera vez que le ocurría a Watanuki, No importa en qué condición se encontrará qué situación enfrentara, nunca había tenido una vista sin espíritus.
Se sentía ligero, tan ligero igual que sus emociones.
Como si estuviera en el pellejo de alguien más.
Su cuerpo, su mente, cada célula de su cuerpo se sentía tan ligera, en pocas palabras; estaba de buen humor a pesar de la ausencia de Himawari, como si estuviera en otra dimensión…
Sin embargo.
“Debería estar triste por esto pero… me siento feliz y eso es tan confuso. ¿Qué me está pasando?”
Además de que no podía ver espíritus su vista funcionaba a la perfección. No había nada inusual, nada fuera de lugar. Pero eso lo desconcertó. Los espíritus siempre estaban allí a su alrededor, era lo normal en el mundo de Watanuki. El que de repente se desvanecieran en el aire… ¿qué significará?

Serizawa y los demás compañeros de clases no sabían nada sobre la habilidad que posee Watanuki… así que no tenía con quien hablar de ello. La única persona con la que podría hablar de ello es el presidente de la clase del siguiente salón, él es una persona solitaria que bien podría ser un persnaje sacado de la mente de Shigeru Mizulti, pero cuando Watanuki fue a verlo a la hora del almuerzo, su mente pensó en la ausencia de Himawari Kunogi.
Eso debe ser una insolación.
Bueno, sería algo raro pero prefería preguntarle a su jefa, ella le aclararía todo. Aunque también tendría que pagar por ello y no tenía idea de cuánto sería lo que debería pagar, debía ser un precio justo, con Yuuko Ichihara esa era una ley.
El trabajo de Waatnuki Kimihiro.
En la tienda que cumple deseos.
La tienda de Yuuko Ichihara.
“Si preparo un delicioso Nabe y le contagió mi buen humor, tal vez me responda sin tener que pagarle. Además no puedo dejar de pensar en lo que ocurre, debo saber que está ocurriendo, no sé qué debo hacer…”
Al terminar con las compras fue directo a la tienda.
Le tomo más tiempo de lo que pensaba, el comprar los ingredientes para la cena, pero aún tenía tiempo de sobra.
Aún así.
Mientras caminaba, Watanuki miraba a todos lados.
No importa en lo que piense, tiene que mirar delante y a los lados porque los espiritus llegan en cualquier momento.
Algo ya natural en su vida…
…algo tan natural que ahora no ocurría.
El no ver ningún espíritu lo hizo notar que era algo cotidiano y a pesar de estar de buen humor seguía nervioso.
Se detuvo y miro hacia arriba.
Al cielo.
Nubles blancas y el sol brillante.
El cielo azul despejado.
Tan común.
Pero nunca antes había visto el cielo de esa manera. Para Watanuki, el cielo estaba inundado de espíritus, nunca se veía azul claro por el contrario se veía de un tono grisáceo. El ver un cielo vacio era de las cosas que nunca imaginó, el sol y las nubes sólo eran parte del paisaje, nunca pudo ver las estrellas comenzar a aparecer en el cielo porque en la noche los espíritus aumentan de manera drástica. Incluso las personas que no tenían gusto por la astrología podían ver a la Osa mayor y Orión, pero él no podía divisarlas porque siempre había espíritus interponiéndose en su vista. La excursión que hizo la primaria a la que asistió, al observatorio más que una linda experiencia fue una pesadilla horrible.
Regreso su mirada abajo y miro a su alrededor, comprobando si podía ver algo.
Entonces…
“Wow… el mundo…”

El mundo era enorme.



Tenía sentimientos encontrados sobre ello.
No sabía cómo reaccionar ante la situación, en parte seguía de buen humor por lo que ocurria pero sabía que existía otra razón.
No había nadie en el mundo que entendiera como se sentía.
Watanuki había visto el cuelo y se maravillo de lo hermoso que es a la vista de cualquier otra persona que lo consideraría ordinario. Parecía que no hubiera nadie más a su alrededor pero Watanuki sentía que alguien más miraba el cielo. El mundo de Watanuki se sentía tan grande y sabia que pronto se regresaría toda esa felicidad.
¿Por qué?
¿De verdad ocurriría?
Las cosas más pequeñas le llamaban la atención, se sentó a observar lugares que otras personas considerarían ordinarios, miraba a su alrededor asombrado… sentía como se torturaba.
Algo estaba mal, por fin lo había entendido.
El camino de la escuela al trabajo era cotidiano, una rutina. Normalmente no ponía atención por pensar en otros asuntos. Camino el mismo trayecto que otros días.
Por eso no se dio cuenta.
No veía las paredes.
Las paredes negras.
Esas paredes negras que rodeaban la tienda creando una barrera mágica, las paredes negras que parecían atraerte a la tienda que cumple deseos… no podía verlas. Sabía que era el lugar indicado pero no había nada…
“Eh…? ¿Qué ocurre..?”
Su corazón se aceleró.
Aun cuando su mente titubeaba, estaba seguro. A pesar de entrar con anterioridad no había nada… era un sitio diferente. Más allá de la razón, a pesar de no ver nada, tenía que comprobarlo.
Con sus propios ojos.
Tenía que verlo.


“…Yuuko-san.”


El lugar donde Watanuki Kimihiro trabajaba.
La tienda que cumple deseos.
El sitio donde debía estar… ahora era una tienda de adornos de 100 yenes.





------------------------------------------

Después de una breve introducción por fin entramos a la trama del capítulo, ¿Alguna vez imaginaron que Watanuki no pudiera entrar a la tienda?  Con la traducción de la entrada llegamos a una tercera parte del capítulo.

Si este es su primer encuentro con la novela, les comento que tenemos una entrada principal con la novela, donde ya pueden descargar todo el primer capítulo y ver el avance de los restantes.

1 comentario: